Hotel Punta Grande - El hotel mas pequeño del mundo

Encontrar un hotel tan original e insólito, imposible. El Hotel Punta Grande figura en el libro Guinness de los récords como el hotel más pequeño del mundo: todas sus instalaciones se se encuentran cercadas en poco más de 600 metros cuadrados de superficie edificada y nueve metros de altura. Pero lo más curiosos es su capacidad para tan sólo dispone de cuatro habitaciones dobles.


Llegar hasta él supone un largo viaje a los confines de la isla de El Hierro (Islas Canarias), puro descalabro volcánico en medio del océano Atlántico. Allí, sobre un solitario embarcadero golpeado por las olas, frente a los míticos Roques de Salmor, unos islotes rocosos habitados, hasta mediados del presente siglo, por una especie de lagartos gigantes de origen prehistórico, emerge el pequeño edificio, fruto de la remodelación de un antiguo despacho de aduanas que no resistió a la decadencia del comercio marítimo con América.

La italiana Noemi Thinosi, residente en la isla desde hace 20 años, lleva hoy las riendas del negocio, compartido con el alquiler de unos apartamentos muy bonitos en las inmediaciones. Avance imparable de su deterioro. Gran parte del decorado procede del desguace de buques o restos de naufragios contabilizados en esta oficina: ojos de buey, brújulas, fanales, cartas marinas, portulanos y un traje de buzo actualmente expuesto en el comedor.

Unos pocos curiosos se aventuran a pernoctar en tales confines. Las habitaciones, situadas en la planta de enmedio, apuestan por la sencillez y mucho efectismo en la utilidad de la madera de barco en sus cuartos de baño. Todas son únicas, sin teléfono, ni televisor, ni minibar, especialmente la número dos, dotada de una terraza volada desde la cual lanzar la caña de pescar. El espíritu de César Manrique se hace notar en la decoración interior.


Abajo está el comedor, de cuyo techo pende una raiz de haya de tamaño inverosímil. Un ambiente marinero, repleto de detalles curiosos, estimula enseguida al comensal, obligado a un estricto horario europeo. Lástima que la carpintería sea de aluminio y que el salitre haga lo suyo en la tornillería de las mesas. Arriba, siempre vacío, se ofrece un moderno salón con dos terrazas y unas portensosas vistas sobre la costa lávica.



1 comentarios so far

Es muy bonito. Precisamente ayer por la noche lo estuve viendo en un programa de televisión. Precioso el lugar e impactante el escuchar las olas, desde las habitaciones. Saludos

Bienvenid@ a Xakata.net.

Puedes publicar un comentario rellenando el formulario o si no quieres lo mejor sera que no escribas nada, tu sabrás.
EmoticonEmoticon